Socialismo o Barbarie de Honduras

Tinta Roja 6

Chispazo de las contradicciones del sistema educativo

Lucha contra la alfabetización forzosa

Juventud Socialista

Las últimas dos semanas han estado pintadas por la lucha de los estudiantes de educación media en contra de las condiciones de alfabetización impuestas por el gobierno a través de la Secretaría de Educación.

Las demandas de los estudiantes van desde la modificación de las condiciones de alfabetización hasta la suspensión de dicho requisito de graduación. Estas demandas han sido levantadas por los principales colegios del departamento de Cortes y poco a poco se han ido sumando algunas instituciones de la capital y de otros departamentos.

Las inconformidades de los estudiantes surgen ante las condiciones impuestas por la Secretaría de Educación que exige la alfabetización de dos personas por parte de cada alumno de último año de carrera.

Como ha sido manifestado por sinnúmero de estudiantes, el problema no es la alfabetización, sino las condiciones; puesto que esta situación presenta una gran cantidad de inconvenientes. Por una parte, los estudiantes tienen que soportar un costo económico adicional a la cada día más costosa educación “pública”, ya que en esta labor los futuros graduando tienen que cargar con los costos de transporte, comida, materiales y en el peor de los casos, chantajes económicos de parte de las personas que están siendo alfabetizadas.

Adicionalmente, se ven expuestos a la dificultad de ubicar las personas a las que deben alfabetizar, las cuales según los requisitos de la secretaría de Educación, deben ser personas que nunca cursaron algún grado escolar; sin embargo existen ejemplos como el municipio de La Lima, que según los censos, hay menos personas con analfabetismo que estudiantes en último año de carrera. También en muchos otros casos exponen su integridad física, ya que en un país sumamente violento como Honduras deben visitar los lugares más peligrosos y marginales para conseguir “alumnos”, puesto que son estos los sectores donde tienen mayor probabilidad de encontrar personas carentes de acceso a la educación.

Punto aparte —y no de menor importancia— es la metodología pedagógica que se aplica en la alfabetización, con qué objetivo y cuál motivación. Situación que no le preocupa al ministro porque de lo que se trata es que los estudiantes y padres de familia asuman el costo de llegar a un analfabeta y sumar estadísticas vacías.

¿A quién le toca qué?

Las deficiencias educativas del país tienen firma y sello del Gobierno Nacional, incapaz, corrupto y privatizador; por lo que es contradictorio que sean los estudiantes con sus propios recursos que tengan que sanear esa deficiencia, ya que la responsabilidad de tal labor es única y exclusiva del Estado.

Sin embargo, el Estado que cada vez realiza más recortes al presupuesto educativo y degenera la educación científica, anualmente saluda con sombrero ajeno “reduciendo” las cifras en analfabetismo, y por ello recibe fondos del extranjero, los cuales nunca son trasladados a los actores que desarrollan los proyectos. En ese afán de maquillar cifras, y como respuesta a las metas EFA, también ha creado todo un sistema coercitivo para mostrar una mejora en la educación en todos niveles, la cual es más que evidente que lejos de avanzar, retrocede a pasos largos en su carácter laico, científico y formativo.

El mismo mecanismo: la intimidación.

Diariamente los docentes son presionados con trabajos, que lejos de ser catalizadores para la mejora, son requisitos huecos carentes de criterios científicos y pedagógicos, con los cuales desde aproximadamente tres años atrás mantiene a las “carreras” a los docentes.

Lo más alarmante de la situación magisterial es el constante hostigamiento, con amenazas y destituciones para los docentes que muestran un interés por organizarse o no acatan las ordenanzas autoritarias del agrónomo Marlon Escoto. En esta misma línea, la directora departamental de Cortes, Sara Doris Sambulá, ha anunciado medidas represivas para los directores de los Centros Educativos tomados por los alumnos, lo cual está muy en consonancia con las declaraciones del ministro de educación.

Articular la lucha

Ante esta situación, denunciamos el proceso de privatización de la educación Pública que se lleva a cabo en el país, como en el resto de América Latina.

Exigimos que sea el Estado hondureño quien asuma los costos logísticos, económicos y organizativos del proceso de alfabetización y deje de trasladar sus responsabilidades.
Denunciamos el carácter represor y autoritario de quienes comandan la Secretaría de Educación y su línea vertical de mandos en todos los niveles; así como las constantes represiones que sufren los docentes y alumnos.

Asimismo, hacemos un llamado a los estudiantes en lucha a profundizar la organización, generando la articulación entre todas las instituciones educativas de las ciudades, municipios, departamentos, hasta alcanzar la articulación nacional a través de una Federación de Estudiantes que recoja todas las exigencias de los actores directos del proceso educativo, enfocados en la lucha estratégica contra las medidas privatizadoras y autoritarias de los gobernantes del país.

En este mismo sentido, abrazamos las iniciativas de unidad de lucha que se generan entre estudiantes, maestros y padres de familia, quienes conocen de forma vivencial y directa las verdaderas necesidades del sistema educativo.

¡Por una EducaciónPública, Gratuita y Laica!

¡Fuera Marlon Escoto, Fuera JOH!

Nuestra Prensa

Tinta Roja 06 - Abril 2016

La Chispa

La Chispa 01 - Marzo 2016

Facebook